Para los gamers que conocen de historia, el Playstation que conocimos en el 1995 iba a ser una súper expansión Super Nintendo, evento plagado por problemas entre Sony y Nintendo desde día uno y resultó beneficioso para los gamers.

¿Se llegó a probar algún juego?

En realidad de parte de Sony y Nintendo, NO, pero este es el nuevo hito de la programación y el desarrollo de manera independiente, luego que el hacker Ben Heck (seudónimo) logró prácticamente hacer uno de sus más llamativos trabajo y es de arrancar un juego dentro de las especificaciones de lo que iba a ser el Super Nintendo CD-ROM o el Playstation.

Aunque el juego fue programado de pie a cabeza, se sabe que ningún juego fue preparado en el final del camino ni por Sony ni por Nintendo.

Tratando de engendrar a “su hijo”, El Play Station (nombre código que le dio Sony separando las dos palabras) fue conceptualizado para principios de la década de los noventas con el poco interés que Sony tenía al momento, pero Nintendo estaba interesado en el potencial de Sony haciendo procesadores.

Entre los términos del acuerdo, Sony requería que controlaran el aspecto de software y los CDs que fueran a producirse para el aparato y esto, provocó que Nintendo tuviera la tarea de llegar a un acuerdo de licenciamiento para que Phillips no interfiriera en el mercado de Europa. Para en ese momento, Phillips y Sony eran fuertes competidores en el mundo de la electrónica.

Lo que probó la caída del negocio fue el sorpresivo anuncio (hasta para Sony) que Nintendo y Phillips llegaron a un acuerdo para formar una alianza en pro del SNES CD-ROM, algo que no era lo que Sony quería y entre otros desacuerdos, ya para el 1992 el interés de Sony en continuar con el concepto era igual al de alcanzar las estrellas.

Demás está decir que tres años más tarde, la japonesa lanzaría su propia consola en 1995 y sería un éxito inesperado pero inmediato y hoy día, uno de sus negocios principales.