Llegó la hora cero para AT&T y Time Warner. Las dos gigantes en sus respectivas áreas de telecomunicaciones y entretenimiento quieren unirse, pero, primero debemos averiguar si es de interés público que la hermandad sea una realidad.

Aunque no ha habido comunicados oficiales mientras se redacta esto, rumores de prensa aseguran que el Departamento de Justicia está listo para atender las regulaciones pertinentes y ver si una fusión de AT&T y Time Warner es adecuada para el mercado local o no.

Se cree que el DOJ está en mejor disposición de llegar a “happy-mediums” de surgir preocupaciones más que ser un entorpecedor, algo que a AT&T le hubiera gustado cuando intentó comprar a T-Mobile hace algunos años y que el peligro de un monopolio fue lo que entorpeció la unión en aquel entonces.

Se cree que gente nominada por la administración de Donald Trump para velar este tipo de cosas, aun no han sido confirmados y aparentemente esto favorece la transacción, que se espera sea la más agresiva de AT&T en tiempos recientes y que costará $108.7 billones asumiendo que AT&T cargue con deudas de Timer Warner.

Por otra parte, se cree que la compra-venta no tendrá muchos puntos en contra y unas minúsculas excepciones o condiciones. Por ejemplo, puede caber la posibilidad de que el gobierno federal prohíba a AT&T a favorecer el app de HBO Go sobre el Showtime o Netflix en su red de celulares.

Una unión entre entretenimiento y telecomunicaciones no es raro, pero sigue siendo aguas no exploradas y el hecho que Verizon haya hecho la movida primero con AOL y Yahoo, no es un fuerte indicio que AT&T no pueda comprar a Time Warner.

En el pasado, Donald Trump antes de llegar a la Casa Blanca había dicho que no favorecía la compra-venta, pero desde entonces, ha estado callado en el tema y se sabe que en Enero el CEO de AT&T, Randall Stephenson, llego a reunirse con Trump en la semana que el presidente delineaba su agenda reuniéndose con gente clave del gobierno y la empresa privada.

Irónicamente, Ajit Pai como comisionado selecto por Trump para dirigir la FCC, se ha mostrado favorecer la transacción o al menos no intervenir directamente, pero también ha estado un poco callado con el tema en estos días.