Para los que llevamos tiempo viendo y documentado el desarrollo de Tizen, un OS móvil basado en Linux mantenido por Samsung e Intel, sabemos que no ha sido el gran debut que esperábamos con simplemente los Samsung Gear S2 y S3 y mercados como Rusia con algunos Smartphones gama media.

¿Pero esto hay un culpable que no haya sido solamente la inseguridad de Samsung?

Precisamente eso es lo  que una comisión asignada por la Comisión de Comercio Justo de Corea Del Sur quiere averiguar y según se desprende de la información, el enfoque de la misma será Android y la influencia de Google en el que Samsung se ha visto en mala posición de no depender del OS de la gigante de Internet.

Como ha sido la doctrina en otros países donde Google participa, el país asiático investiga a Google de tener fuerte influencia en las decisiones de sus clientes y socios, esto incluye a Samsung que es un ejemplo de empresas nativas de Corea y que la misma se haya visto forzada a minimizar proyectos que no estuvieran en los intereses de Google

En respuesta a la prensa, Google ha dicho que entiende que cualquier decisión que Samsung haya tomado con Tizen u otros proyectos no son influenciados por Google y que la investigación no es algo de que preocuparse.

Todo esto viene con reportes de que Google y Samsung han firmado acuerdos donde la surcoreana se le prohíbe de tener papel en la fragmentación de Android, lo que explica el rápido ciclo de sustituciones de equipos y que no tarda más de dos años un equipo en dejar de ser soportado y que Samsung al ser socio de Android, no estaría en trabajos con otras plataformas usando algoritmos de Google.

También en el pasado, se ha documentado que las relaciones entre ambas gigantes no han sido del todo amistosa y precisamente, trabajaba con Tizen para minimizar su dependencia de Android para sus productos electrónicos.