¿Quién no recuerda el infame BendGate? Bueno, seguramente todos. Este es el término que se le dio a la falla en diseño del primer phablet de Apple el pasado año, cuando el iPhone 6 Plus llegó al mercado y en solo días, ya varios usuarios habían comenzado a ir a las tiendas y a reportar que el teléfono se estaba doblando en su punto débil, con tan solo ponerlo en su bolsillo.

El nuevo iPhone 6s Plus está construido con una serie de aluminio mucho más fuerte que la anterior. Contrario a la serie 6000 que Apple utilizó para el iPhone pasado, este nuevo lleva la serie 7000 que es la misma que vemos en el Apple Watch y que Apple asegura que es la que se utiliza para la construcción de aeroespacial.

En un video que habíamos publicado anteriormente, la carcasa del iPhone 6s Plus resistió hasta sobre 130 libras de peso para comenzar a ceder en su punto débil, mientras que el la del iPhone 6 Plus del pasado año, solo doblaba con 30 libras de peso. Evidentemente, hoy podemos confirmar que el equipo nuevo es mucho más resistente y le evitará un escándalo más a la manzana gigante.