No es exactamente un secreto que el aire de Londres está muy contaminado, y nadie ha olvidado que el cambio climático está dañando dramáticamente nuestro planeta y nuestra forma de vida. Por lo que, cuando aparece un remedio potencial, es bueno aplaudirlo, apoyarlo e imitarlo. Particularmente la ciudad de Londres hoy lidera un excelente proyecto que promete ser la primera ‘hoja biosolar ‘ del mundo.

Según los promotores de este proyecto, los desarrollos de softwares especializados e infraestructura de paneles solares de esta nueva tecnología pueden hacer el trabajo de 100 árboles utilizando el área de superficie de un árbol.

En una colaboración entre el Imperial College de Londres y la empresa de tecnología ambiental Arborea, las hojas biosolares son un invento bastante ingenioso. La tecnología acelera la velocidad de la fotosíntesis, absorbiendo el dióxido de carbono y liberando oxígeno, un proceso que se logra mediante el cultivo de algas azul-verdes y fitoplancton en paneles enormes. Arborea ha hecho la gran afirmación de que en realidad son más efectivos que los árboles, y cuentan con que un acre  (4.046,86 metros cuadrados) de las hojas biónicas absorberá tanto carbono y emitirá tanto oxígeno como cien acres de bosque.

Las noticias sobre los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera rara vez son buenas. Los científicos y activistas han advertido repetidamente que los gobiernos están haciendo muy poco para recuperarnos y que, incluso si estamos viendo reducciones, no están cerca de los niveles necesarios para revertir el cambio climático.

La invención cultiva minúsculas plantas (microalgas y fitoplancton) en estructuras de paneles solares que se pueden instalar en terrenos, edificios y techos. Los desarrolladores dicen que pueden limpiar el aire de dióxido de carbono, liberar más oxígeno a la atmósfera y cultivar proteínas vegetales nutritivas al mismo tiempo.

La iniciativa será monitoreada en el campus de la universidad.  En ciudades como Londres, se espera que las estructuras de paneles solares puedan instalarse en los techos de grandes edificios, incluidos almacenes, cines y oficinas públicas.

El fundador de Arborea, Julian Melchiorri, dice que lo novedoso de la tecnología es que puede procesar dióxido de carbono a presiones extremadamente bajas, donde otras técnicas requieren equipos de compresores de gas.

Los funcionarios del Colegio Imperial dicen que el sistema de hojas biosolares es parte de su compromiso de mitigar el impacto ambiental de su nuevo campus de White City. El campus se encuentra en el distrito de Hammersmith y Fulham, que respalda la iniciativa.

El profesor Neil Alford del Imperial College dijo: “La contaminación del aire es uno de los desafíos más urgentes de Londres. “A través de nuestro plan maestro de White City, presentamos soluciones sostenibles que tienen el potencial de mejorar los resultados ambientales en el oeste de Londres, en todo el Reino Unido y en todo el mundo”.

Melchiorri dijo: Mi objetivo es abordar el cambio climático y la seguridad alimentaría. “Esta planta piloto producirá aditivos alimentarios saludables y sostenibles mientras purifica el aire, produce oxígeno y elimina el dióxido de carbono del ambiente circundante”.

Steve Cowan, líder del consejo de Hammersmith y Fulham, dijo que estaba interesado en que su consejo sea el primero en el Reino Unido en implementar la nueva tecnología “para limpiar nuestro aire sucio”.

Lo que si es un hecho, es que los primeros paneles piloto  ya se instalaron en el campus de Imperial College, en White City, por lo que estamos a pocos pasos de verlos rodar por los tejados de Londres. El esquema podría ser revolucionario si se manifiesta que es un éxito, y también aportaría un nuevo ángulo a las cenas en la azotea.

Esta biotecnología de vanguardia es la innovación más reciente y radical del centro de biotecnología de White City, la piedra angular de la estrategia industrial de Hammersmith y Fulham. El campus Imperial en White City, incluido el I-HUB, ya está cambiando el mundo, y muestra lo que se puede lograr cuando un consejo, una institución académica y una empresa líder en el mundo se unen para liderar el camino y hacer crecer una economía local que funcione para todos.