Te contamos la historia de una mujer que luego de comprarse un Tesla Model 3, decidió “implantarse” la llave en su cuerpo.