Desde la primera vez que se reunieron, el tiempo para cuando la administración Trump se preparaba a tomar las riendas de Estados Unidos, la industria de la tecnología y el ahora Presidente de los Estados Unidos han tenido una relación de agua y aceite, a pesar que el primer mandatario ha dicho que es amigo de la industria.

Pero movidas desacertadas y una agenda mente cerrada ha dañado lo que hubiera sido un debut histórico.

Temas políticos son siempre cargan de manera positiva o negativa (más negativamente de hecho) y en lo personal (y luego de que se polarizara entre nosotros mismos en el #TeamEsmandau), preferí ser un poco más selectivo en cuanto a estos temas se refiere. Pero no puedo obviar esta novedad.

Mientras que la administración Trump y las tecnólogas continúan encontrados por el desacertado movimiento de que Estados Unidos se quitaría del Acuerdo de Paris y dejando una importante movida pro ambiente sin uno de sus más fuertes proponentes, ambas partes han tratado de coexistir en otros temas que los relacionan.

Al menos de parte de Donald Trump, es claro que el gobierno necesita más de la industria que la industria al gobierno y en un encuentro que incluyó a Tim Cook de Apple, Jeff Bezos de Amazon, Satya Nadella de Microsoft Safra Catz de Oracle, Jared Kushner de White House, Tom Leighton de Akamai, Ginni Rometty de IBM, Shantanu Narayen de Adobe, Alex Karp de Palantir, Pat Gelsinger de VMware, Bill McDermott de SAP y Eric Schmidt de Alphabet (por consiguiente represantando a Google), el Presidente dio a conocer una nueva iniciativa.

American Technology Council, un grupo de líderes tecnológicos y funcionarios de la administración comprometidos con la modernización de la tecnología de la información gubernamental y los servicios digitales.

Individualmente, Tim Cook afirmó que el problema que tiene el gobierno es a la resistencia de actualizarse tanto por hardware y software. Particularmente, agregó que el gobierno debería incluir sesiones de como codificar y hacer programas de computadoras como parte del currículo regular y no una clase electiva.

Por otra parte, Jeff Bezos recomendó que es tiempo que el gobierno comience a preparase sobre la inteligencia artificial y las redes neurales.

Entre los ausentes se destacan Mark Zuckerberg de Facebook quien fuera invitado y luego se filtró que tenía otros asuntos que entraron en conflictos con su calendario, mientras que algunos afirman que está descontento con el actual gobierno y siendo uno de las voces en contra del retiro de Estados Unidos del Acuerdo de Paris.

Otra persona que se había escuchado que iría y terminó sin asistir, lo fue Chuck Robbins de Cisco, quien se había revelado que NUNCA fue invitado y luego se afirmó que tenía ya otros compromisos previos.

Aunque no fue mencionado, Jack Dorsey de Twitter para nada fue mencionado en muchos de los rotativos que he estado usando de fuente y aunque en esta ocasión no hubo argumentos de que “no son lo suficientemente grande” para considerarse, como fue a principios de años, cabe destacar que la primera herramienta social usada por Trump cuando tiene desahogos mentales y muchas opiniones es precisamente, Twitter.