Finalmente la empresa china ZTE ha visto la luz al final del túnel en torno su situación legal luego que el gobierno de Estados Unidos castigara a la empresa por tratar de violentar sanciones económicas contra Irán.

ZTE anunció esta semana que ha acordado pagar al gobierno de los Estados Unidos sanciones económicas significativas por exportar tecnología a Irán en violación de las sanciones contra el país.

Como se esperaba luego de su última y sorpresivamente corta renovación de acuerdos temporeros de negocios, ZTE pagará una sanción penal y civil de $ 892 millones a la Oficina de Control de Activos Extranjeros y también, la compañía también será responsable de otros $300 millones si no cumple con los términos del acuerdo en un período de siete años.

ZTE dijo que trabajará con un monitor de cumplimiento independiente y un auditor para asegurar que cumple con los elementos de acción requeridos para prevenir posibles problemas.

La empresa china ha tomado una serie de medidas ya para calmar “la furia” del Departamento de Comercio de los Estados Unidos y con esto rodaron cabezas a nivel administrativo y que incluyó la sustitución de su CEO, se creó un nuevo comité de cumplimiento, reestructuró sus departamentos legales y de cumplimiento, amplió su documentación interna, nombró a un abogado de los Estados Unidos como Director de Cumplimiento de Exportaciones y contrataron a unos 45,000 empleados en leyes de control de exportaciones y sanciones.

Recordarán que el Departamento de Comercio alegó por primera vez en marzo de 2016 que ZTE había violado las sanciones comerciales impuestas contra Irán mediante el uso de compañías de prueba para ocultar sus actividades de exportación.

El gobierno inicialmente prohibió a ZTE exportar bienes, partes o componentes de los Estados Unidos, pero ofreció una suspensión mientras ZTE trabajaba con el gobierno para resolver el problema.