En tiempo record, Apple no solamente ha reportado a las autoridades, las amenaza de extorsión en su contra, sino que ha apelado en un comunicado que en Cupertino no ha habido ningún hackeo.

La bola está ahora en la cancha de Turkish Crime Family, un grupo de hackers que afirman tener información y acceso de 300 millones de cuentas de iCloud y el servicio @me y que si Apple no cumple con el pago de unos $75,000, se borrará la información contenida en las cuentas y se reiniciarán, haciendo que esos dueños de cuenta pierdan todo sus contenidos.

Esto porque Apple confirmó que no hay indicios que sus servidores hayan sido comprometidos y que de la “familia turca” tener detalles de cuenta, fue gracias a huecos de seguridad en aplicaciones y servicios de terceros.

Se cree fuertemente que el servicio de tercero que pudo Apple referirse se trate de LinkedIn y que esto irónicamente, tenga que ver con el hackeo que a la red social de profesionales sufrió en el 2012 y que el hackeo haya sido mediante el uso de una cuenta comprometida.

La gigante de Cupertino aseguró estar al pendiente y monitoreando iCloud de cerca y apelaron a sus usuarios de usar contraseñas que se consideren fuertes o en arroz y habichuelas, que no tengan una secuencia de kindergarden como “1-2-3”, sean un poco más largas del mínimo permitido y que incluyan mayúsculas y caracteres especiales.