Pues tal parece que “el agüita” del Samsung Galaxy Note 7 le cayó a Apple a la vez que continúan escuchando casos de equipos iPhone 6 también cojiendo fuegos o hasta explotando de manera inexplicable.

Ya es de conocimiento y reconocimiento de parte de Apple que algunas variantes del iPhone 6, particularmente lanzados y vendidos en China, están explotando.

Y aunque no hay pánico (todavía) en Cupertino, lo cierto es que la empresa está mirando a las baterías como las culpable de los ya confirmados 8 casos donde ya levantó banderas con el Consejo del Consumidor de Shangai y entiende un error de manufactura y procesamiento de las baterías y sumando el factor de que los usuarios han dejado que el teléfono coja daño físico.

El problema es que el iPhone por años ha sido manufacturado por China, así que debemos entender que Apple pide que se distingan las producciones de los iPhone dependiendo al mercado donde serán vendidos.

De igual manera, es una situación que Apple debe estar monitoreando, puesto esa práctica de estar culpando al consumidor por cada problema con el iPhone no sería producente si en realidad el iPhone 6 está siendo tan frágil como se está especulando.

Obviamente esto son más malas noticias para la empresa puesto que sus productos continúan en declive en cuanto a ventas se refiere, mientras otras marcas como Xiaomi continúa con la estrategia de vender equipos de alta tecnología a bajo precio y mientras, la situación política de Estados Unidos pudiera resonar en los negocios internacionales de Apple.