El Gamergate no es solo cosas de gamers sino un mal social

Recientemente estuve hablando con mi pareja acerca de que los juegos que estoy dándole énfasis en estos días que incluyen a Metal Gear Solid V, Final Fantasy XV, Grand Theft Auto V y Destiny en realidad no es para todo el mundo y me cuenta de cómo su hermana ha batallado con sus hijos al dos ser adolescentes y uno ser un niño que cursa elemental y tratar de mantener el balance de no permitirle jugar juegos que sus hermanos, por ser mayores, normalmente pueden hacerlo.

Pero un punto en particular que le comenté que su opinión (y ella no es jugadora a tiempo completo, de hecho tiempo parcial BIEN minúsculo) y algo que ella noto es que en la mayoría de los juegos que mencione, hay “demasiada carne” como jocosamente decimos aquí en Puerto Rico que hay mucha mujer con escasa ropa.

De aquí es que venimos a discutir un poco de una situación que aunque abiertamente no se discute, ha sido un tema de preocupación, no como el debate del Holocausto (los que sabemos que ha ocurrido y los que niegan la matanza de judíos), pero es un debate donde patrocinadores de un movimiento llamado Gamergate, donde su proponentes repudian que minorías cambien las cosas como esta la industria y denuncian injusticias que ocurren en cosas relacionadas como prensa ligada al gaming y los que lo repudian quienes indican que ha servido de excusa para fomentar odio injustificado.

Los origines del Gamergate como lo conocemos hoy en día, data con la publicación que la desarrolladora independiente Zoë Quinn de contenidos públicos cuando lanzó en 2013 un juego para web-browser llamado Depression Quest, un juego que servía para propósitos de ayudar a pacientes con depresión pero no cayó bien con todo el mundo por extrañas razones.

Lo increíble y triste de todo, quien fue participe del odio y repudio que en Agosto de 2014 escaló a niveles tensos, fue su propio exnovio Eron Gjoni donde no le pesó el dedo en escribir con un blog detallado sobre su relación con Quinn y llegó a acusar a esta y a Nathan Grayson de Kotaku de entrar en una relación simplemente por beneficios propios aunque se confirmó que el único artículo que Grayson escribió oficialmente de Quinn para Kotaku no era en el tiempo que estaban en relación.

Otro caso conocido donde evidentemente sirve como orígenes es la co-fundadora del estudio Gian Spacekat, Brianna Wu, quien se ha visto víctima de acoso tanto en internet como en vida real, simplemente por repudiar el concepto del Gamergate, se volvió automáticamente blanco de los que proponen que no se puede cambiar la industria simplemente porque “algunas personas” así lo quieran o que los que niegan el movimiento son personas que les queda muy grande el ser justicieros sociales o los que defienden a las mujeres atacadas como “Caballeros Blancos”.

Los que abogan a favor del Gamergate, un movimiento que no tiene una jerarquía o grupos representativos, afirman que hay demasiada gente que quiere cambiar las cosas simplemente porque la gente se está ofendiendo hoy día de nada y que muchas personas radicales quieren distorsionar ya unas normas.

Se ha sabido que muchos defensores del Gamergate no necesariamente tienen que ver con gamers o gente que se gana la vida por los videojuegos, pero lamentablemente lo que es el prejuicio, personas que aborrecen los cambios y el libertinaje, conservadores o incluso, personas homofóbicas y neo-nazis han sido asociados a los movimientos en línea del Gamergate.

Incidentes conocidos han estado en el hackeo indiscriminado de personas que tanto repudian los actos, personas relacionadas a la industria que hacen caso “a las peticiones de cambios”, amenazas de hacer daño o hasta la muerte ha sido el sinónimo de las repercusiones.

El sexismo de los juegos no es algo nuevo pero se ha vuelto el sub-tema del momento

Ahora, muchos (incluyéndome) asociamos el Gamegate a los que niegan que la industria está altamente sexual izada y aunque es cierto que el mundo del gaming ha sobrepasado los límites tan temprano como finales de los 90’s, el sexismo y que no se limita a escenas sugestivas, sino manierismo, manera de vestir o simplemente como se trata a la mujer, no en la industria nada más, sino en las dramas de los juegos.

Uno de los temas que discutí con mi pareja es el hecho que muchos padres, se pasan por donde no les da el sol los ratings del ESRB, quienes son la entidad oficial que determina que juego es adecuado para toda la familia, adolescentes, audiencia madura o adultos o respectivamente las clasificaciones E de Everyone, T de Teen, M de Maduros y AO para Adult Only (no hay que adentrarse qué tipo de juegos son Adult Only pero que yo sepa, ninguna tienda popular de videojuegos los vende).

El tema del sexismo en el gaming ha sido altamente asociado con el Gamergate por la misma naturaleza que tiene que ver en el debate de que tanto la industria detrás de los videojuegos y los juegos en si están en desbalance con el sentido que una mujer no debe tener mucho input, como la doctrina de que la mujer no es útil como protagonista, sino como un personaje secundario que no aporta nada al jugador principal.

Los que repudian el movimiento, encuentran que es triste que la historia del gaming tenga que ver con una visión y una actitud en contra de las mujeres como personas involucradas en la industria o como se les personifica en los juegos.

Ejemplos clásicos, naturalmente, el sexualismo en la serie de Grand Theft Auto es un ejemplo que no se puede negar así que no estaré abundando mucho en ese sentido.

Por otro lado, Quiet en Metal Gear Solid V es un inusual ejemplo porque en la drama del juego, el que ella este 24/7 en bikini tanto encarcelada o acompañando a Venom Snake se justifica porque sobrevivió a serias quemaduras y “respira” a través de su piel y mientras menos vestida este, mejor puede desempeñarse.

Esto no estuvo exento de controversia, puesto que desde Metal Gear Solid 3: Snake Eater, particularmente con EVA, la sexualidad en la serie no había sido altamente explorada, incluso, la cicatriz de The Boss en MGS3 estaría como “una serpiente riéndose” mientras ella dispara y la fuerza de su arma le haga mover sus senos.

Sobre esta controversia la actriz y modelo Stefanie Joosten, afirmó sentirse sorprendida que se haya generado la controversia de la manera de que se presenta a Quiet pero afirmó una vez más que hay una razón narrativa de su personaje está llevando poca ropa. También admitió que a veces se molesta por la apariencia de los personajes femeninos en los juegos, por ejemplo en la serie Dead or Alive, fighter de Tecmo que no ha sido para NADA tímidos en sobre-sexualizar a sus peleadoras. Pero ella siente que es diferente para Quiet, porque este es un personaje con sustancia. Además, ella cree que Quiet es un personaje duro, no una mujer indefensa que tiene que ser salvado por los hombres.

Cidney de Final Fantasy XV (y quien me motivara a este editorial) es la más reciente entrada de mujeres con ropa bastante revelada porque si y al momento no ha generado tanta controversia como Quiet, pero de igual manera ha generado quejas de que es “otro juego más sexualizando” a la mujer y hasta su apariencia resulta ofensiva para algunos, pero estamos hablando que estamos a penas en el primer mes del juego y no se ha visto tanto movimiento, al menos si comparamos con el próximo y último ejemplo.

Finalmente, me gustaría cerrar con la atención que recibió Overwatch en los pasados meses cuando el juego estaba a penas promocionándose por Blizzard y cuando tocó la presentación de Tracer, las alarmas de sexualización de juegos sonaron por todo lados y voy hacer honesto, en comparación con las otras chicas, Tracer no impresiona ni tampoco hace sangrar a los ojos, pero la controversia no pudo evitarse.

Lo que si me sorprendió fue las noticias que circulaban que paginas populares de pornografía como PornHub y otros, empezaron a explotar las métricas de pornografía basada en Overwatch y sí, no tardó tiempo en que comenzaran las primeras producciones de fanáticos de pornografía con las féminas de Overwatch que dejan poco a la imaginación.

Ahora, puede que Blizzard este dependiendo de la atención que el juego este recibiendo y si, relacionado con Tracer, la fémina se confirmó que ella realmente es lesbiana a través de un comics promocional donde se ve a Tracer pasando las fiestas de Navidad con otra fémina llamada Emily y ahí tienen una cucharada adicional antes que termina el 2016.

NOTA ACLARATORIA

Esmandau, sus editores y sus auspiciadores patrocinan la libre expresión pero no aprueban el acoso, amenazas y violencia como una manera de expresión ni estamos tomando lugar sobre el tema y el lector debe tomar este editorial como simplemente informativo o entretenimiento.

Loading...
Jesús J. Nieves-Padilla
Amante de la Tecnología, Blogging, Música y del Vacilón. Fanático de Linux, Ingeniero, Critico Tecnológico, Humano. "Tantas cosas por las que la gente trolea y a sabiendas que la vida es una, prefiero dejarlos como locos."