A días de haberse celebrado uno de los más llamativos fines de semanas para la promoción nacional MMA Ultimate Fighting Championship o UFC, la empresa es oficialmente vendida.

Luego de semanas y meses negando cualquier negociación de compra-venta de UFC y evidentemente, siendo participe de las negociaciones, Dana White confirmó a la prensa que la empresa fue vendida por $4 billones, evidentemente $2 billones más que los ahora antiguos dueños dieron originalmente por la promoción.

Los ganadores compradores se trata de un consorcio compuesto por el grupo WME-IMG, Silver Lake Partners, Kohlberg Kravis Roberts y MSD Capital.

La transacción llama la atención puesto que UFC aun no ha llegado a tal cantidad de ingreso pero el consorcio indicó que realmente el crecimiento de la promoción fue lo suficientemente llamativo para que se considerara entonces comprar a la empresa, siendo prácticamente 7 veces sus ingresos más altos logrado.

Dana White aseguró que esta transacción logrará que la promoción llegue al siguiente nivel y que los fanáticos no tienen que preocuparse sobre si esto afectará carteleras futuras.

Los cambios de la jerarquía no se hicieron esperar y es que el principal ejecutivo de UFC, Lorenzo Fertitta dejará su silla a pesar de ser parte también de la transacción, pero el y su hermano mantendrán acciones minoritarias en la empresa y el actual presidente de UFC, Dana White seguirá envuelto en la empresa pero se desconoce si seguirá como presidente o no, mientras que el gobierno de Abu Dhabi sigue con el 10%.

Todo esto luego de la celebración de la cartelera de UFC 200, quien tuvo a Brock Lesnar enfrentándose a Mark Hunt, siendo un extraño acuerdo entre la promoción y la WWE, donde Lesnar comprobó que los años fuera del octágono no fueron peso en su desempeño.