Google no ha cesado en sus esfuerzos por llevar al mercado ese producto de $1,500 que nadie quiere, que quienes no lo entienden les parece una invasión a la privacidad y quienes lo han probado, han dejado mas que claro que el mundo no esta listo para cargar una computadora en la cara. Google ha sido víctima de fuertes criticas de su producto no terminado, ya que en lo que a diseño se refiere, todavía no hay nadie que lo vista y le quede bien. Muchos de los usuarios que lo utilizan, están conscientes de que se ven súper tontos utilizándolos.

En el pasado, tuve la oportunidad de ponerme unos, no es algo que utilizaría todos los días y no porque se vean mal o no, simplemente porque no estamos listos aún para comenzar a vestir este tipo de tecnología. Todo esto es mas eficiente hoy día si lo gestionamos desde la muñeca por ejemplo. En fin, todos estos fracasos son testigos de que la tecnología que se viste, es un trabajo en proceso por todas las compañías y que no es uno fácil de ejecutar.

El video que verán a continuación, es un anuncio de Firstbank. Estos se mofan en grande, de una familia típica que esta teniendo una cena en su hogar, donde están los hijos en la mesa con el esposo, y la señora del hogar esta sirviendo la comida. Vemos como el niño mueve las manos como los locos, el papa tiene problemas con los comandos, luego empieza a hacer bookmarks, moviendo el contenido de un lado al otro. Mientras tanto, la hija es la mas épica, quien esta subiendo una imagen de la cena y luego que la captura con sus Gafas wannabe, ella tiene problemas con los comandos y comienza a gritar hasta el borde de la locura. En ultimo lugar, esta la madre intentando servir la comida en los platos pero falla en su inmensa mayoría, derramando la comida alrededor de la mesa.

Esto es todo un desastre, pero no esta lejos, nada lejos de lo que podría ser la realidad del asunto. El problema mas grande que tiene Google con las gafas, es que al sol de hoy, mucha gente ve este wearable como una invasión a la privacidad, ya que no entienden ni lo que es el producto. Quizás si se vieran mas “gafas” y menos juguete, entonces la gente dejaría a un lado el miedo con el que viven al ver alguien con un Google Glass.

Vía CNET / FirstBank