Movida ha sido esta semana sobre la compra-venta de T-Mobile USA por parte de AT&T. Ahora se le sumaron dos problemas.

Pese a todos sus intentos, las vistas públicas en las que AT&T no logró convencer a los del Senado Federal de Estados Unidos que estaban viendo el caso, han recomendado a la FCC que vete y desapruebe la unión del 2do y 4to proveedor de telefonía móvil en Estados Unidos.

La decisión se basa en que la comisión que vio el caso, estuvo de acuerdo con varios sectores, incluyendo Sprint, de que no había evidencia que en efecto, que hubiera más cosas positivas para el público de lo que AT&T reclamaba.

Herb Kohl, quien lidera la comisión de antimonopolio del senado menciona:

I have concluded that this acquisition, if permitted to proceed, would likely cause substantial harm to competition and consumers, would be contrary to antitrust law and not in the public interest, and therefore should be blocked by your agencies.

Adicional, escribe una carta a la FCC que incluye:

We believe that AT&T’s acquisition of T-Mobile would be a troubling backward step in federal public policy–a retrenchment from nearly two decades of promoting competition and open markets to acceptance of a duopoly in the wireless marketplace. Such industry consolidation could reduce competition and increase consumer costs at a time our country can least afford it.

Mientras, parece que 11 clientes retarán la cláusula del contrato de AT&T que dice que clientes no pueden demandar a AT&T en estilo por clase ya que acudieron a la firma de abogados Bursor & Fisher.

A propósito, ellos han creado una página pública en internet en FightTheMerge.com, donde te ponen prácticamente al servicio de ellos en cuanto a que liderarán el lado público de lo que llaman “lucha”. La firma indica que hay mucha evidencia que prueba que esta unión solamente significara el encarecimiento de tarifas, equipos no serán selectivos a la hora de aplicar para uno y mucho espectro de AT&T de por si no es abierto y es algo que ya afecta a la competencia y el continuar teniéndolo cerrado junto con el de T-Mobile, la competencia estará difícil.

Hablando de AT&T, ya la empresa mencionó que todo sigue viento en popa para el junte en Abril del próximo año en clara ignorancia a la recomendación del Senado en rechazar la compra-venta.