Evidentemente, Huawei “is on fire” y hay que aprovechar el ímpetu que hay en el mercado móvil. Una de las conocidas movidas de la empresa es intensificar su pequeña presencia en los Estados Unidos.

Y al parecer, la llegada de un producto significativo de la empresa china Huawei pudiera estar más cerca de los esperado con la entrada del Huawei Mate 10 para el próximo año a través de AT&T.

Ya sabíamos que tanto Huawei y AT&T habían hechos negociaciones hace unos meses atrás donde permeó el hermetismo entre ambas empresas y que acuerdos realmente se habían llegados, pero se especulaba enormemente que AT&T tuviera voz y voto en los diseños de los procesadores chinos HiSilicon.

Asumo que esto es en respuesta a la ola de compras e inversiones que Softbank, dueño mayoritario de Sprint, ha hecho con varias manufactureras como ARM y Boston Dynamics.

Se sabe que AT&T ayuda a Huawei para cualquier objeción de reguladores estadounidense, tomando en cuenta que hace algunos años las empresas chinas eran sospechosas de promover el espionaje chino en América y hay que hacerle cambio a el Mate 10.

AT&T ha querido maximizar su cartera de productos desde hace tiempo, trayendo más equipos de su propia marca y de otras que no fuera las tradicionales Apple, LG, Samsung etc.