Sin duda alguna muchos han escuchado ingeniosas formas de hacer contrabando en aeropuertos pero hoy tenemos a una ganadora. Las autoridades chinas arrestaron hace unos días a una mujer que intentaba entrar al país con 102 iPhone atados a su torso.

Las autoridades de este país descubrieron lo que estaba haciendo esta mujer ya que tenía mucha ropa para la temperatura que hacía en ese momento y porque su torso se veía fuera de proporción con sus brazos y piernas. Adicional a los 102 iPhones, esta mujer también cargaba con 15 relojes de lujo, para un total de 44 libras en mercancía.

Las personas intentan contrabandear estos teléfonos a este país ya que cuestan sobre 30% más que en otros lugares. En el pasado, autoridades chinas han atrapado a otras personas intentando entrar al país con entre 12 a 90 teléfonos pero nunca antes con más de 100.