Evidentemente, hace dos años nos quedamos con las ganas de una variante económica del Microsoft Surface con la llamada Surface Mini. En 2014, aprendimos a la mala que Microsoft prefirió irse del lado de gama alta para sus propósitos.

Solo nos queda contemplar lo que en el pasado fin de semana se reveló gracias a Windows Central, lo que Microsoft comenzó a trabajar desde el año 2014 y que nunca vio la luz del día.

La Microsoft Surface Mini se suponía fuera una Tablet pequeña (por ende su nombre para evitar redundancias), con una pantalla de 8 pulgadas con resolución HD de 1440 x 1080 pixeles.

A pesar de considerarse económica, se esperaba que la misma tuviera también utilidades que conocemos como en otras Surface como a posicionamiento como laptop y en este en particular, el Surface Mini hubiera venido con un cover integrado (no se podía sacar) para acomodarlo y darle protección a la pantalla mientras no se utilizaba.

Entre aspectos técnicos, la Surface Mini llegó a fabricarse con procesador Snapdragon 800 con Adreno 330 para GPU, 1GB de RAM y con 32GB de almacenamiento, listo para Windows RT.

Si, no leyeron mal, Windows RT iba a tener su última pelea pero ya era obvio que RT no era lo que el consumidor esperaba de Windows ni de Microsoft y se presume que cambios a última hora iba a salir más costoso que efectivo y por eso se decidió no lanzarlo.