Nuevamente no podemos evitar el tema de la política, pues mezcla con el mundo tecnológico. Mientras estamos en espera de confirmar si los equipos iPhone del 2018 comenzarán a manufacturarse en Estados Unidos, Donald Trump canta victoria.

En entrevista con The Wall Streeet Journal, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, afirma que logró el compromiso de Tim Cook de que Apple comenzará la manufactura de algunos de sus productos con la particularidad con el iPhone, en al menos tres “grandes plantas”.

Desde su campaña para la presidencia en el 2016, Trump ha sido crítico de empresas que hacen “outsourcing” internacionalmente y la emprendió particularmente con Apple y una de sus promesas de campaña es obligar a Apple a que ceda a que sea parte de la campaña “America First”.

Recientemente, Trump bajó el tono y en vez de sonar amenazante, prometió incentivos contributivos si Apple accedía a traer parte de la producción, sino completa de algunos de sus productos como el iPhone.

Esto viene a más de un mes desde que se rumoró que Foxconn estaría ya haciendo un anuncio sobre invertir físicamente en los Estados Unidos pero nos quedamos esperando el anuncio. De concretarse el mismo, se cree que siete estados ya están en la mira de Foxconn para poner de base a su entrada en los Estados Unidos y serian Ohio, Pennsylvania, Michigan, Illinois, Wisconsin, Indiana y Texas.

Ahora, decir que Cook le prometió tres plantas sin que el mismo pueda afirmar o al menos, decir si el Presidente entendió lo que quería entender es bastante fuerte y en un punto de vista, pone la presión a Apple para que cumpla.

Esto viene atado con noticias de que Apple ha incrementado sus costos de cabildeo puesto que trabajar con la administración Trump en definitiva es bastante diferente a lo que fue con la de Barack Obama.