Sé que hemos dejado desatendido un poco el mundo de Linux y si publicamos algo, el peso tiene que ver o con el kernel o Ubuntu. Con el deseo de hacer una masiva excepción, Arch Linux me ha llamado la atención en los últimos meses y ahora más con su nueva actualización.

A pesar que no es una actualización masiva en su entorno, Arch Linux llegó en versión 2017.06.01 (si basado en la fecha de lanzamiento). Con esto llegaron ciertas mejoras que incluso, se recomienda que no se instale por encima de versión inferior y que se haga una reinstalación limpia.

Una de las razones es el hecho que Arch Linux vendrá potenciado con el kernel de Linux en versión 4.11.3, el cual ha sido catalogado como una de las versiones más estables del corazón de distintas distribución y sistemas operativos.

No hay un changelog con detalles de mejoras específicas pero, si se sabe que son todas las actualizaciones que fueron incluidas y terminadas a distintas funciones y aplicaciones hasta el primero de junio de este año.

Para los que no sepan, Arch Linux es una de esas distribuciones de Linux que son eficientes porque el usuario prácticamente le toca armarlo desde la partición en el disco duro hasta agregarle una interface gráfica si se desea.

Por eso es que Arch Linux no se recomienda como una distribución para el que está empezando con Linux si no quiere frustrarse en primera intención, pero cuando dominas, realmente hasta sentirás que no extrañarás tu vieja distribución si es que vienes de distros más conocidos como Ubuntu, Fedora u otros.