Llamó mucho la atención el debut y entrada de la iMac Pro, una poderosa computadora que pudieras prácticamente no necesitar sustituir por casi más de 8 años mínimo si lo único que necesitas es poder ya sea por procesamiento pesado de datos o programas o eres del área de IT en tu trabajo y necesitan darte más “poder”.

Y no, no vamos a recapitular que definitivamente el iMac Pro viene a sustituir las necesidades del Mac Pro y hay unas ciertas dudas que a lo mejor, muchos deberían saber si están listos para soltar mínimo, casi 5,000 dólares o si desean otras alternativas.

Primero que nada sí, el color o terminado de la computadora todo en uno de Apple, viene en Space Gray y no vendrá en dos colores por dos razones sumamente importantes.

La primera es para dar un OBVIO punto diferenciador versus las iMac que son “dirigidas” al consumidor o profesional low-budget y que sea ya un elemento que sea fácil de identificar a la hora de buscar las computadoras.

La segunda y aquí pudiera caer mal a los que pretenden llevarse un iMac normal con otro color y es que NO, las iMac seguirán del mismo terminado Silver con los que los Unibody basado en Intel siempre se les conoció.

Por si fuera poco y dar el golpe fulminante, no se espera que Apple venda los componentes del iMac Pro aparte para el que quiera tener un arco iris negro y gris, ya que la gigante de Cupertino NO estará vendiendo los componentes para sustituciones y los servicios de garantía o Apple Care serán tus alternativas si necesitas cambios directo si algunas vez se te daña el iMac Pro.

Otra cosa que Apple ha respondido a preguntas de la prensa, es el hecho que, aunque sus productos no se supone que “todos” puedan repararlos, el iMac Pro tendrá el RAM integrado en su motherboard, por lo que una sustitución del RAM será bastante difícil y cara para no decir imposible.