Como todo producto nuevo, el Samsung Galaxy S8 y el S8+ no estuvieron exentos de problemas y al parecer, la surcoreana quiere que sus clientes estén tranquilos porque más bien físico, el problema es por software.

Tempranito la semana, Samsung anunció que aplicará dos actualizaciones de software a su teléfono inteligente Galaxy S8 para resolver problemas con una visualización de pantalla, que parece que el equipo tiene un exceso de color rojo y conectividad Wi-Fi.

Algunos dueños iniciales del S8 afirmaban que sus equipos comenzaron a emitir un matiz rojizo en la pantalla así de la nada y mientras, que otros dicen que no pueden conectarse a redes Wi-Fi, pero entre los dos, este evento no parece ser tan “grave” como lo de la pantalla roja.

La surcoreana insiste en que no hay defectos reales en el dispositivo en sí y que las actualizaciones se están distribuyendo para la comodidad del consumidor.

El primer parche en el software del Galaxy S8 y S8+ resolverá el desbalance del color rojo, dando a los consumidores una mayor capacidad mejorada para ajustar el color a su preferencia y lo que indica que un defecto en la programación no mide el exceso de rojo en palabras sencillas.

El segundo parche está dirigido a teléfonos vendidos por una proveedora en específico en Corea del Sur y sólo se emitirán allí, que es la situación del Wi-Fi.

Aprovechando el comunicado, Samsung dice que las pre órdenes para su nuevo Smartphone líder han sido fuertes, sobre todo en su mercado nacional de Corea. La compañía no compartió las cifras de ventas del primer fin de semana, pero a juzgar que venimos sin un equipo fuerte por un año corrido, definitivamente Samsung necesita que esto sea al par a la realidad.