Un informe pudiera sacar de dudas de que si Tizen fue prácticamente amortiguado por la misma Samsung o si en efecto hubieron manos de terceros.

Hace poco mencionamos que una comisión local de Corea Del Sur, preocupado por las empresas locales, había comenzado una investigación si los alcances de la relación de Google y Samsung fueron precisamente las razones por las cuales Tizen no fue esa tercera alternativa del mundo móvil que esperábamos.

Pero entre otras razones lógicas, Motherboard tiene un artículo el cual cita a un investigador israelí llamado Amihai Neiderman, quien tiene varias cosas que anunciar en la próxima edición del Security Analyst Summit de Kaspersky Lab.

Lamentablemente para Samsung, no son buenas noticias y al parecer Tizen es el ejemplo de una plataforma que se espera sea utilizada en lavadoras y enseres inteligentes, adicional a Smartphones y wearable, una especie de “playground” para hackers.

Entre los hallazgo, se han encontrado más de 40 huecos de seguridad, donde la mayoría se manifiesta con el llamado zero-day y peor de todo, es que no importa que sea para un Gear S, un Smartphone o una lavadora, casi todos están contagiados con los huecos.

Otra situación grave es que no hay casi seguridad para colar ejecutables a través de USB y en particular, se probó con una variante Tizen para Smart TVs.

Para los que no recuerdan, Tizen es un sistema operativo diseñado tanto por Samsung e Intel y es actualmente considerado como parte de las opciones patrocinadas por The Linux Foundation, pero según este reporte, deja un poco mal parado a Samsun como desarrollador.

Aunque esto exactamente no explique por qué Tizen nunca llegó como se había especulado, fuerte énfasis de Smartphone para parar la dependencia con Android, Samsung respondió al reporte indicando que estarán trabajando de cerca con el analista de seguridad para mitigar estos huecos de seguridad y esto no detendrá el despliegue de Tizen como plataforma propietaria de la surcoreana.