Crítica: Rogue One: A Star Wars Story

Luego de mucha anticipación, Disney lanzó a los cines la primera película de Star Wars que no se enfoca en la familia Skywalker, sino en una historia aparte del universo cinematico de esta franquicia. El film, titulado Rogue One: A Star Wars Story busca contar lo que sucedió antes de A New Hope: cómo un grupo de rebeldes se robaron los planos de la Death Star que luego Luke Skywalker destruyó.

Rogue One, protagonizada por Felicity Jones (The Theory of Everything), también cuenta con la participación de actores reconocidos -y muy buenos- como Diego Luna, Forest Whitaker, Rio Ahmed, Mads Mikkelsen, entre otros. El film también contó con la dirección de Gareth Edwards (Godzilla), lo cual se deja ver muy claro en las tomas de acción.

Para el fan de Star Wars el film sin duda alguna es bienvenido, ya que expande un poco el universo de Star Wars que es llevado al cine. No obstante, Rogue One también cuenta con el tan esperado “fan service”, aunque el mismo no es tan forzado.

El film, de forma independiente, sí tiene problemas en mi opinión en su comienzo, ya que hay mucho brinco entre planeta y planeta, lo cual en ocasiones provocó o aburrimiento o desinterés. Lo que Rogue One sin duda alguna logra hacer muy bien es las escenas de acción, como también dejar claro lo importante que es la Death Star para el Imperio.

Sin embargo, donde el film alcanza su mayor logro es en la batalla final, la cual cuenta con la acción necesaria par los fans, como también para todos aquellos que vean el film como uno independiente. Con todo y eso, Rogue One guardó una marovilla sorpresa con su final, ya que ata de forma maravillosa este film con A New Hope. Es en ese momento en específico, en el cual Rogue One me dejó muy claro que Disney está haciendo una buena labor con la franquicia.

Para finalizar, Rogue One cuenta con una buena historia, a pesar de que su inicio no es tan excelente. Los personajes que nos presenta son entretenidos, diferentes y hasta chistosos, algo que sin duda alguna apreciará hasta el que no es fan de la franquicia. Rogue One es una buena película de guerra que sin duda alguna logra su cometido: expandir y atar la historia con A New Hope.