Este año 2016 es donde Microsoft definitivamente ha delegado a socios sus movidas de Windows 10 en el mundo móvil y los fieles usuarios que por X o Y razón se han quedado en Windows Phone 8.1, pues están de mala suerte porque Microsoft no esperará por ustedes en cuanto a Skype se refiere.

Lamentablemente, crece el número de usuarios que usan equipos con Windows Phone 8.1 que reportan que no han podido actualizar la más reciente versión de Skype en móvil y los pocos que logran “la trampa” de actualizarlos, pudieran de igual manera perder el acceso cuando Microsoft le cierre el acceso a su API.

La razón es obvia, aunque no hayan muchos equipos en el mercado (el Microsoft Lumia 950 ya bajó a $300 como precio sugerido), la gigante de Redmond quiere que sus usuarios migren a Windows 10, pero no es ese el problema, sino que la versión mínima para continuar usando Skype es todo a partir del Build 1607 o la actualización Redstone.

Podemos entender que Microsoft esté buscando un control en cuanto a sus versiones se refiere y quiere lo más pronto posible minimizar la fragmentación en su plataforma y aunque sea una movida un poco radical, crea dudas en cuanto a que debemos esperar para el 2017 y si otros servicios estarán hiendo por el mismo camino.

[appbox windowsstore 9wzdncrfj364]